“Dios todopoderoso proveía todo lo que necesitábamos”

Dios todopoderoso, el proveía todo lo que necesitábamos si nos manteníamos cerca de él y desempañábamos bien nuestro trabajo.

Establecidos sobre estas bases empezamos a interesarnos cada vez menos en nosotros mismos, en nuestros planes y en nuestros proyectos. Nos interesábamos cada vez más en ver con que podíamos contribuir en la vida.

A medida que empezamos a sentir fluir en nosotros un poder espiritual, gozamos de tranquilidad mental y descubrimos que podíamos encarar la vida satisfactoriamente.

A medida que crece la fe aumenta nuestra seguridad interior, el profundo temor a la nada empieza a sosegarse. Nuestro antídoto fundamental contra el miedo es el despertar espiritual.

Estamos seguros de que Dios quiere que seamos felices, alegres y libres,  por lo tanto no podemos apoyar la creencia de que la vida tiene que ser un valle de lágrimas, aunque en ocasiones haya sido justo eso para mucho de nosotros.

Solo cuando llegamos a estar conscientes de su presencia divina, empezamos a perder nuestro temor al hoy, al mañana o al futuro y así “Renacimos”.  B. Wilson

Comentarios

Comentarios

lilypaisoficial
Escrito por lilypaisoficial