“Una Humildad Realista”

Una gran parte en la vida de mucha gente ha estado dedicada a  pensar en los defectos de otras personas.

Esta es una forma sutil y maliciosa de la satisfacción de sí mismo(a)  que les permite seguir cómodamente e inconscientemente en sus propios defectos. Demasiado a menudo se les oye decir: Si no fuera por el (o ella) que feliz seria.

Esto se deriva a que el primer obstáculo que tenemos  es el de mirarnos y aceptarnos a nosotros mismo tal cual como somos en lugar de enfocarnos en los demás.

Hacer esto es adoptar una humildad realista, sin esta humildad no se puede ni tan solo comenzar a hacer auténticos progresos en nosotros.  Esto es un ejercicio de  aceptación  y reflexión que podemos practicar provechosamente cada día  de nuestras vidas. Estos reconocimientos realistas de nuestros defectos acentuados por el “resultado de los hechos en nuestra vida”,…este ejercicio de reflexión  nos ayudara,  siempre y cuando evitemos por todos los medios convertirlos en pretextos poco realistas para la apatía, el victimismo o el derrotismo.

La  aceptación auténtica de nuestros defectos y la decisión  de eliminarlos son  la base segura sobre lo que se puede construir un mejor bienestar emocional y por lo tanto, un más amplio progreso espiritual.   Inspirado por B. Wilson  12 Pasos.

Comentarios

Comentarios

lilypaisoficial
Escrito por lilypaisoficial