La Meditación

Es un  periodo de quietud sin palabras, es estar centrado es estar físicamente relajado, emocionalmente calmado, mentalmente enfocado y espiritualmente consiente.

Es una manera de mantener abierto el canal y mejorar mi contacto consciente con Dios, es mantenerme en una actitud agradecida.

En los días que estoy agradecido parece que suceden buenas cosas en mi vida, sin embargo en el instante que reniego de ellas, se detiene el fluir de lo bueno. Dios no interrumpió la corriente fue mi propia negatividad.

Meditación: una aventura Individual

Como lo hemos venido mencionando la meditación es algo que siempre puede perfeccionarse, esto no tiene límites de ningún tipo.

Aunque aprovechemos las enseñanzas y los ejemplos que podamos encontrar, la meditación es en su esencia una aventura individual  y cada uno de nosotros lo practica a su manera. Mi desarrollo espiritual es con Dios como yo lo concibo, con él encuentro mi verdadero ser interior.

Meditar y orar  diariamente fortalece y renueva mi fuente de bienestar, recibo entonces la disposición para aceptar todo lo que él tiene para ofrecerme.

Comentarios

Comentarios

lilypaisoficial
Escrito por lilypaisoficial