Ayude a sus hijos a aceptar su nueva pareja

Inevitablemente el divorcio genera en los hijos sentimientos de pérdida, desilusión y miedo. Por esto para ellos resulta difícil reconocer desde un principio las ganancias que las nuevas uniones de sus padres tienen en sus vidas.

Son los adultos involucrados los responsables de ayudarles a entenderlas y de acompañarlos en el proceso de construcción de la nueva familia a la cual deberán pertenecer. Para lograrlo, se necesita que los padres tengan en cuanta los aspectos siguientes:

1. Hable con sus hijos acerca de lo que está sucediendo. Permitirles expresar sus sentimientos es indispensable para lograr los ajustes a la nueva vida familiar. Recordemos que los niños en un comienzo experimentan sentimientos de deslealtad hacia el otro padre cuando aceptan al miembro que llega a la familia, y sienten temor frente a los cambios que se están produciendo. A ellos les da seguridad poder expresar sus dudas y aclarar la forma en la cual el grupo seguirá funcionando.

2. Es importante aclarar a los hijos cómo se ha modificado el grupo y cuál es el lugar que cada uno ocupa en él. Concrételes sus propios derechos y obligaciones, y la forma en la que usted espera que ellos se comporten ahora. Defínales los roles, las normas y la disciplina que regirán en el nuevo hogar.

3. Haga saber a sus niños que no es necesario que sientan amor por la nueva pareja. Acláreles que lo que usted espera de ellos es una relación que permita la convivencia amable y respetuosa. Esta circunstancia les ayudará a establecer un trato espontáneo y sin presión para ambas partes.

4. Acláreles a sus hijos que no deben preocuparse si la nueva pareja no tiene una comunicación cercana y afectuosa con ellos. Los menores deben comprender que el recién llegado también necesita tiempo para construir el vínculo y así poder sentirse miembro de la familia existente desde antes.

5. No olvide que es necesario establecer horarios de convivencia definidos y planear las actividades que se desarrollarán. Para ambos padres es importante que el tiempo se distribuya de tal forma que existan momentos de cada uno solo con sus hijos y otros del grupo completo. Poco a poco también se deben introducir espacios de encuentro de la nueva pareja y los niños que pertenezcan a la familia.

6. Es recomendable adoptar una actitud flexible y positiva frente a la estadía en cada casa. Recuerde que cuando se establece una nueva relación de pareja la paciencia, el amor y la constancia son indispensables para lograr la adaptación de todos a los cambios que se generan en la familia. Con el fin de inducir a todos hacia los sentimientos de pertenencia al grupo, se requiere entender y contribuir al manejo adecuado de las emociones negativas y rechazos que puedan presentarse durante las estadías.

7. Tenga en cuenta que si usted no es el padre que vive en forma permanente con sus hijos, debe planear reuniones familiares mínimo una vez por semana. Esto les permitirá a todos, incluso a usted, desarrollar sentimientos de pertenencia al grupo, y poco a poco lograr formar un equipo.

8. Con serenidad, trate de entender cuál es la verdadera razón de la actitud de los niños ante el nuevo grupo, cuando ellos responden con descontrol o mal comportamiento sin que exista un motivo. Ayúdeles a identificar sus emociones y a entender el por qué de su respuesta. Es importante incluso para muchos otros eventos de la vida, que aprendan a expresar sus sentimientos sin herir a los otros. También deben conocer y respetar los límites.

9.Recuerde que sus hijos deben tener claro que usted y su nueva pareja son los encargados de dirigir el grupo. Que ellos son miembros activos con la posibilidad de opinar, pero con la capacidad de aceptar que las decisiones son tomadas por los adultos.

10. Una regla de oro para estos casos es que usted siempre sea respetuoso con su nueva pareja delante de los hijos. Los niños no deben presenciar ni participar en las discusiones que ambos tengan. Hechos como estos hacen que pierdan el respeto en particular por la nueva pareja y les permite manipular las situaciones para generar conflictos que contribuyan a sus propios intereses. No debe olvidarse que en la mayoría de los casos los hijos preferirían que esta unión también se rompiera.

11. Es indispensable que se conserve una relación cooperativa y respetuosa con la expareja. Recordemos que la aceptación de los hijos a la nueva persona se verá afectada por la actitud que el otro progenitor adopte frente a la nueva unión. Además, los niños sufren cuando la relación entre los padres se deteriora con la llegada de otros individuos a su familia. Es indispensable que se mantenga el lugar afectivo de los padres biológicos y que todos los miembros lo respeten para que los niños puedan integrarlos a todos a la nueva familia.
Por: Gloria Mercedes Isaza

Comentarios

Comentarios

lilypaisoficial
Escrito por lilypaisoficial