El miedo natural vs el miedo que paraliza

En principio es importante aclarar que el miedo es un instinto natural, que a propósito Dios nos lo dio para conservarnos y para protegernos de peligros reales y del mundo exterior.

Un ejemplo de ello es si existe una advertencia de mal tiempo y nos encontramos en una zona peligrosa o vulnerable a inundaciones, es lógico que sienta algo de miedo y reaccione ante este evento, buscando protección. Pero ¿qué pasa cuando ese miedo natural cruza la línea y se vuelve excesivo?

Ese miedo que cumple su labor natural se convertirá en defectos, en un obstáculo para nuestras vidas. Ese miedo que paraliza no nos permite avanzar y desarrollarnos como personas, no nos ayuda a tomar decisiones correctas, no nos permite poner límites saludables a relaciones toxicas, ya sea de índole familiar o de amistad, en otros casos permanecemos por mucho tiempo en lugares de trabajos donde no se nos reconoce y no se nos valora, o en relaciones que no nos aporta absolutamente nada, sino más bien nos quita y nos daña, relaciones que ya no funcionan, donde las diferencias son imposibles de sobrelleva inclusive pudiera existir abuso emocional y psicológico, o en el peor de los casos abuso físico, pero a pesar de ello tenemos miedo al cambio.

Las causas que nos pudieran paralizar son muchas, y por esta razón dejamos pasar grandes oportunidades para liberarnos y de esta manera ver la luz. Si no identificamos ese miedo y lo trabajamos para eliminarlo, nos podemos perjudicar en muchas áreas, en nuestra salud física y sobre todo en nuestra salud mental y emocional.

Para lograr liberarnos, necesitamos conectarnos con nuestras emociones, reconocerlas y aceptarlas, necesitamos desarrollar una vida espiritual, conectarnos con nuestra verdadera esencia que es nuestro espíritu.

El miedo que paraliza se nos presenta en nuestra mente, a través de pensamientos imaginarios, proyectando la certidumbre de un cercano y fatídico futuro que surge como una visión real, aunque sea inexistente.

En situaciones de crisis o de tensión, si es el caso, es importante buscar ayuda profesional para recibir una orientación adecuada y de esta manera poder ser más objetivos, más razonables en nuestras decisiones y acciones y a la vez lograr obtener ese valor y fortaleza que proviene del espíritu.

Comentarios

Comentarios

lilypaisoficial
Escrito por lilypaisoficial